Hay personas que nacen con algún tipo de deformidad en su cuerpo que le hace sentirse inseguro y provoca que le baje la autoestima. Algunos de estos problemas estéticos se pueden solucionar fácilmente con una operación de cirugía estética. El resultado puede hacer que esa persona vuelva a recuperar la autoestima y se sienta mejor consigo misma. Uno de estos problemas es la forma de las orejas. Hay personas que las tienen demasiado grandes, o lo que se conoce como orejas de soplillo, y este defecto hace que no se sientas a gusto con su cuerpo.

¿Qué se puede hacer?

Hay una operación que sirve para poder dar a la oreja la forma deseada y que esté bien colocada con el resto de la cara, esta es la Otoplastia. El cirujano realizará una incisión detrás de la oreja para poder dar forma al cartílago. Al estar la incisión por detrás de la oreja no dejará cicatrices a la vista.

Para este tipo de operaciones hay técnicas avanzadas en las que, solo, se ponen unas suturas permanentes por debajo de la piel para que la oreja no pierda la nueva forma y se sujete, y sin nada de incisiones. Esta operación sirve para remodelar la oreja al igual que la operación aumento de senos también remodela el seno y lo coloca de nuevo para que se vea bonito.

Aunque esta operación no hace que la persona que se somete a ella pueda oír mejor, pero al tener las orejas bien colocadas, aunque también hay que tener en cuenta que las orejas no tienen ambas el mismo tamaño, la persona se sentirá mejor consigo misma y se verá mejor ante el espejo.

Datos sobre la Otoplastia

Como norma general, una Otoplastia no necesita de hospitalización. Se realiza de manera ambulatoria, por lo que en el mismo día el o la paciente vuelven a casa. Aunque el dolor que se puede experimentar puede ser mínimo pero puede requerir de tomar medicamentos contra el dolor. Después de la operación se puede tener la zona inflamada y con moretones, pero eso se irá quitando a medida que pasen unas semanas, según nos recuperemos

Los riesgos más comunes pueden provenir por la anestesia, porque haya alguna infección o quizás alguna sutura se salga y haya que quitarla, en algunos casos ha ocurrido que la oreja vuelva a la forma que tenía antes de la operación y tal vez haya que volver a operar, pero estos han sido los menos casos.