A menudo nos encontramos con que tenemos en nuestra piel un tatuaje que hace algún tiempo nos encantaba, pero que ahora es un motivo de arrepentimiento. Puede que llevemos el nombre de alguien que ya no está en nuestra vida, que nos hiciésemos un dibujo que ahora no nos gusta o cualquier otra cosa. ¿Tenemos que resignarnos y tratar de ocultarlo, o podemos hacer algo más?. La verdad es que borrar tatuajes es posible y mucho más fácil de lo que pudiéramos llegar a pensar.

Un proceso que ha avanzado mucho

Hace apenas unos años, el borrado de un tatuaje se pensaba una misión casi imposible y muy costosa, tanto o más que el propio tatuaje en sí, además de peligroso, pues se podían producir heridas que dejaban marcas y cicatrices, lo cual llevó a algunos a sustituir un dibujo por otro mayor que lo cubriera, en lugar de eliminarlo por completo.

Hoy eliminar tatuajes Barcelona es mucho más sencillo, asequible y, sobre todo, seguro. Hay diferentes técnicas con las que eliminar la tinta de las capas de la piel sin que esta sufra daños. Solo hace falta acudir a un lugar en el que sepan utilizarlas adecuadamente.

Borrado láser

Este es el principal sistema con el que se eliminan los tatuajes, ya que se pueden obtener resultados en poco tiempo. No obstante hay que tener en cuenta algunos factores para que este borrado sea el adecuado. Por ejemplo, el precio de un borrado láser depende de os colores con los que se ha hecho, el tamaño que tiene y la cantidad de años que hace que se tatuó la piel. También es diferente tratar un tatuaje hecho en un estudio profesional a uno que nos hayamos hecho de forma casera, pues las capas de la piel a las que llega la tinta y la calidad de esta es muy diferente. Como norma general, en unas 6 sesiones se puede eliminar un tatuaje de tamaño medio hecho en colores que no sean demasiado intensos.

Borrado con cremas

También es posible utilizar un conjunto de cremas que eliminen de la piel la tinta. En este caso el resultado puede producir una ligera variación del color de la piel en al zona tratada, por lo que es conveniente consultar con un experto antes. A igual que con el borrado láser, los tatuajes tardarán más o menos en desaparecer dependiendo de la calidad del trabajo, los colores y la antigüedad. El tratamiento consiste normalmente en tres tipos de cremas abrasivas que se combinan hasta eliminar la tinta de las capas más visibles de la piel. Funciona mucho mejor en tatuajes caseros.

Siempre acudir a profesionales

Independientemente del sistema de borrado que elijamos, lo que sí tenemos que hacer es acudir a profesionales que tengan experiencia en el tratamiento de tatuajes. Solo de este modo evitaremos tener problemas en la piel y el resultado será el que esperamos.